Misión:

La misión de La Rioja es convertirse en una compañía líder en comercialización y  servicios de productos de alimentación originarios de España así como delicatesen en el mercado colombiano, basada en la creación de un modelo empresarial que permita la integración en la cadena de valor de sus clientes.

El mercado al que La Rioja  se dirige es el nacional colombiano, en primera instancia, con posibilidad de expansión al resto de países sudamericanos

La filosofía que rige el negocio, en busca de la máxima rentabilidad a largo plazo, es ser líderes innovadores en el mercado de la alimentación, con el compromiso principal de ofrecer unos productos y  servicio integral adecuado a las necesidades de cada uno de los clientes, cuidando en todo momento de la interrelación con cada uno de ellos.

Podemos definir la misión de La Rioja como la compañía líder a nivel nacional en el sector de alimentación especializada en productos españoles y delicatesen mediante personal muy cualificado, desde la innovación de nuestros activos principales (productos y servicios), creando valor a nuestros clientes y accionistas.

 

Visión:

La Rioja   quiere llegar a ser la empresa distribuidora y comercializadora de productos originarios de España y Delicatessen, líder en el ámbito nacional colombiano con una imagen de marca establecida en el mercado internacional que le permita desarrollar sus servicios a los clientes.

Valores y Cultura de Negocio:

El equipo de desarrollo de este proyecto es consciente de que cuesta mucho tiempo crear una cultura, y de que es necesario no sólo dotar este proyecto empresarial de los pilares culturales en los que asentarse sino también gestionar la cultura generada.

Partiendo de que todos los miembros tienen impronta de cultura, desde la familia en la que han crecido hasta el entorno profesional en el que se desarrollan, pasando por el círculo social en el que se desenvuelven, consideran que la cultura de La Rioja,  se basará en creencias, valores, actitudes y comportamientos compartidos y firmes que regirán un elemento de permanencia dentro de la evolución de esta sociedad.

Sin olvidar que la cultura se aprende, se transmite, se percibe y se modifica con el acontecer de los hechos, La Rioja  parte de un núcleo de identidad alimentado por los siguientes rasgos.

Valores:

Serán las creencias y valores de La Rioja las que marquen el inicio de la cultura empresarial, de sus actuaciones se desprenderán los hábitos empresariales que finalmente podrán constituirse en la cultura de la compañía. La mira de todos los componentes de La Rioja, estará en poner en primer lugar los intereses de los clientes, y satisfacer sus necesidades, con el objetivo de estar a su servicio, siempre disponibles, y superar sus expectativas, en la creencia de que la estrategia de La Rioja,  pasa por vincular su éxito al de sus clientes.

Además de lo expuesto anteriormente y de la importancia de transmitir una imagen abierta, accesible y competitiva, La Rioja  tiene como uno de sus principales valores la seriedad y la profesionalidad, características imprescindibles para trabajar con un sector tan orientado o que así debería estarlo al servicio y al cliente.

La Rioja se compromete a proveer a sus clientes con productos y servicios seguros y fiables y productos y servicios que a su vez representen una buena rentabilidad para los accionistas. La Rioja  trabajará para entender, anticipar y responder a las necesidades de sus clientes y para proveerles con servicios innovadores. Valorará la confianza que sus clientes depositan en La Rioja y protegerá la información que los mismos suministren.

Respecto al funcionamiento de La Rioja la empresa se regirá por normas y procedimientos que vayan estableciéndose. No obstante, el espíritu de las mismas será ir mejorando y adaptándose a las circunstancias, de manera que se atenderán todas las sugerencias en su favor, y aunque su existencia exigirá su cumplimiento, el primer indicio de ineficacia de las mismas será causa suficiente para plantearse su vigencia.

Además de todo lo anterior, en La Rioja  se fomentará la creatividad, tanto a través de promociones y concesiones de premios a las mejores ideas y planes de puesta en práctica, como provocándola a través de técnicas comerciales específicas.

Y todo esto en conexión con la búsqueda continua de la máxima calidad en todo lo que se haga, persiguiendo siempre que los resultados obtenidos sean los mejores posibles, y el fomento del trabajo en equipo por encima de cualquier otra manera de trabajar, con la seña de prestar un servicio integral, en un clima de trabajo apropiado y saludable, para que los empleados se encuentren cómodos, para lo que se llevarán a cabo actividades deportivas y culturales que mantengan vivo ese estado de bienestar.

En lo que a conducta individual se refiere, La Rioja  espera que todos sus integrantes, socios y empleados, actúen de una manera honesta, justa e íntegra. No se tolerará forma alguna de soborno y todos deberán evitar cualquier contacto que pueda llevar a, o sugerir, un conflicto de intereses entre sus actividades personales y las actividades comerciales de La Rioja. Todos los empleados deberán negarse a aceptar un trato privilegiado o regalos que puedan dar a entender que les ponen bajo una obligación.


top